Vivirlo en primera persona: colaboradores recorren áreas verdes recuperadas del santuario de la naturaleza Quebrada de la plata a través del proyecto plan de compensación de emisiones de la empresa Sika S.A Chile

Publicado el

La estación Experimental Agronómica Germán Greve, de propiedad de la Universidad de Chile, queda a 30 kilómetros al suroeste de la ciudad de Santiago en la comuna de Maipú y cuenta con alrededor de 3.000 hectáreas, de las cuales 1.110 corresponden al santuario de la naturaleza Quebrada de la plata. El mismo día que este sector fue declarado santuario en el año 2016, se inició un incendio que afectó al 80% de su superficie, por lo que los desafíos de conservación fueron urgentes para la zona desde el principio. 

Como parte de las actividades que se iniciaron para preservar, recuperar y conservar esta área se enmarca el programa de compensación de emisiones de nuestra empresa, que tiene por objetivo la rehabilitación activa del follaje, manejo silvícola con podas para fortalecer las especies que han sobrevivido a la sequía y plan de control de erosión de suelos. Este proyecto busca compensar la fase constructiva y operacional de la empresa y es parte del programa de compensación de emisiones realizado por la Seremi de Medio Ambiente, quienes fiscalizan la correcta ejecución de este tipo de iniciativas y evalúan el impacto que genera en la cuenca de Santiago. 

Durante la jornada de fiscalización de este año, se aprovechó de realizar una actividad de educación, coordinada a través del Comité Community Engagement, para que nuestros colaboradores pudieran conocer la iniciativa y aprender de los esfuerzos de conservación que se están haciendo en el sector. Carolina Reyes, gerente de Recursos Humanos considera que conocer en primera persona el programa es relevante ya que entrega “una perspectiva mucho más acabada de lo que implica el proyecto, el impacto que tiene y también, a título personal, poder tener esta experiencia con otras personas de la compañía tiene un valor en sí mismo”. 

El programa de compensación del gobierno establece que, por una tonelada de material particulado, se deben realizar actividades de enriquecimiento de áreas verdes en 2,15 hectáreas. Elvira Figueroa, profesional del área de recursos de naturales y biodiversidad de Seremi de Medio Ambiente de Santiago comenta que la importancia de la conservación de estas áreas va más allá de la compensación; “Aparte de capturar el material particulado, lo que hace el bosque es generar muchos servicios ecosistémicos, como la captura de precipitaciones a través del follaje, mantener el hábitat de la fauna de la zona, mitigar el cambio climático y apoyar a la recreación de los habitantes de la región. La pandemia nos ha mostrado que las personas necesitan a la naturaleza”. 

La ejecución en terreno de la iniciativa está liderada por Biocys, empresa especialista en desarrollar proyectos de restauración medioambientales, implementando y monitoreando las diversas actividades que se realizan en la zona en el marco del programa de nuestra empresa. Durante el año 2018 se inició un plan de control de erosión a través de fajinas -murete con ramas o sacos tierra perpendicular a la pendiente- para así mejorar la retención de humedad de los suelos, uno de los enemigos de la conservación en contextos de extrema sequía como el que estamos viviendo hoy. Así lo destaca Mauricio Lemus, fundador de Biocys; “Nuestra lucha es contra la desertificación, estamos haciéndole frente al desierto que está avanzando. La situación es grave, las precipitaciones de los últimos años en Santiago son cercanas a niveles en zonas como Ovalle o La Serena.”. Según nos explica el experto, los suelos han perdido la capacidad de infiltrar, “o sea llueve, pero el agua se pierde porque escurre”. Este tipo de proyectos incluye actividades de conservación de suelos para no perder las pocas precipitaciones que tenemos en el área. “Es círculo virtuoso que nosotros llamamos oasificación forestal, donde se genera un pequeño oasis que permite generar una mayor vegetación, mejorar las condiciones de suelo y por lo tanto recibir mayor humedad, recuperando lenta pero sostenidamente un medioambiente que está degradado”. 

Para lograr eso, el santuario tiene implementado un programa de riego de especies estratégicas para mantener, en la medida de lo posible, las características de follaje de la zona. Hoy, gracias a la iniciativa, tenemos una supervivencia del 100% de las especies plantadas y cuidadas por la empresa, entre las que se encuentras quillayes y huinganes. 

Los programas de compensación de emisiones se enmarcan en el plan de descontaminación de la provincia de Santiago, enfocándose en la conservación y recuperación de áreas que rodean la cuenca de Santiago. Solange Lobos, coordinadora del Santuario de la naturaleza Quebrada de la plata explica que “el santuario es uno de los pocos que se encuentran en la cordillera de la costa y la Universidad de Chile estableció un programa de restauración socioecológica con diversas instituciones donde se empezó un trabajo de búsqueda de mecanismo de conservación y parte significativo del financiamiento son los programas de compensación de emisiones de las empresas. Este es uno de los únicos sistemas de financiamiento que tiene este programa”. 

Durante la jornada, colaboradores de Sika pudieron recorrer senderos donde conocieron de las actividades de conservación de la zona, revisando las especies plantadas por la empresa y las iniciativas de conservación del programa. Romina Arriagada, jefe de Medio Ambiente destaca la presencia de colaborades durante la fiscalización de la Seremi; “estas actividades son importantes para mostrar en terreno que las labores de la empresa van más allá de fabricar, operar y producir. Acá se ve que Sika tiene un compromiso real con el medioambiente”. Pedro Sánchez, químico de investigación y desarrollo Sika y participante de la jornada destaca el compromiso de la empresa con el programa. “Una cosa es leerlo, pero la oportunidad de vivirlo, de corroborarlo por uno mismo es lo que valoro de esta actividad”. “es muy bueno que exista este programa de compensación por la descontaminación que hacemos como empresa, mostrando el compromiso de Sika y que nos den la oportunidad a nosotros de dejar de hacer nuestros quehaceres diarios para venir a conocer lo que se está haciendo”.